Una sorpresa delante de mis ojos…

Esta semana he estado editando mis fotos navideñas. Bueno, las de las vacaciones; no verás muchos árboles decorados por aquí. Pues bien, me he encontrado con una sorpresa muy curiosa, en mis gafas de sol de emergencia.

Y es que resulta que viajé a España sin mis gafas de sol “de verdad”, y acabé comprándome unas en un Alehop de Alicante. Las gafas en cuestión eran bastante “alternativas”, pero eran simplemente un parche hasta mi regreso a Alemania. Montura de plástico imitando madera, y superficie de espejo con un tinte amarillo – anaranjado. Ah, y polarizadas, pero esto no viene (casi) al caso ahora.

Durante una comida al aire libre, tuve la oportunidad de tomarme una foto a mí mismo reflejado en los cristales de las gafas:

Se me podía ver razonablemente bien, y estoy con la campaña de intentar hacer fotos en color. Así que no pretendía hacer una edición muy compleja, quizá sólo jugar con el enfoque y la saturación del color. Pero había estado convirtiendo algunas fotos a blanco y negro previamente, y tenía la ventana de canales abierta. Y esto es lo que me encontré:

Al parecer, el canal rojo no se ve afectado, EN ABSOLUTO, por el tinte amarillo-anaranjado de los cristales. Ni siquiera se aprecia, apenas, la sombra de las patillas dobladas, que (precisamente) estropea el reflejo en la versión original en color. Así que probé a hacer una conversión a blanco y negro, manteniendo únicamente el canal rojo. Y este es el resultado:

Dos fotos totalmente distintas, a partir de una misma escena. Sigo sin tener claro si el hecho de que los cristales sean polarizados tiene algún tipo de influencia aquí (pero me da que no: no llevaba el filtro CPL montado), pero tengo que hacer algunos ensayos más…

¿Te has encontrado alguna vez una situación como esta? Cuéntamelo aquí abajo, ¡me interesa mucho!

Facebookpinterestlinkedinmail
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *